jueves, 18 de junio de 2015

Y la suerte sonrió (o esbozó media sonrisa)

Poder disfrutar de tantas horas libres a veces se convierte en un mal. Sobre todo cuando estás a la espera de la resolución de una beca de la que dependerá tu lugar de residencia el próximo año. Tras finalizar mi último examen el pasado miércoles y entregar el trabajo de fin de grado, sentí la agradable sensación de dejar atrás todo el estrés de los últimos meses. O, al menos, eso creía yo. El estrés de la universida se transformó en un estado de impaciencia al ver que la resolución de la beca de auxiliares de conversación no salía, tal y como era de esperar. La burocracia española nunca se ha caracterizado por su rapidez y eficacia, para qué nos vamos a engañar. De hecho, la lista que supuestamente iba a publicarse durante la primera quincena de junio todavía sigue sin aparecer. Pero la buena noticia es que el gobierno de Alemania se pone antes en contacto con los futuros auxiliares, así que hará cosa de dos días me llegó un gran sobre con el sello del Ministerio de Turingia.

Admito que me sorprendí bastante. Resulta que yo no había escogido esta región. A la hora de solicitar esta beca, te dan cuatro grupos distintos, dentro de los cuales tienes que elegir un Bundesland y establecer un orden de preferencia:

Grupo A: Bremen, Hamburgo, Mecklenburgo-Antepomerania, Baja Sajonia, Schleswig-Holstein.
Grupo B: Berlín, Brandenburgo, Sajonia, Sajonia-Anhalt, Turingia.
Grupo C: Hesse, Renania del Norte-Westfalia, Sarre.
Grupo D: Baden-Wurtemberg, Baviera, Renania-Palatinado.

Como podéis ver, en los grupos se agrupan regiones cercanas. Yo había elegido Sajonia como primera región (con la vaga esperanza de que me tocase algún lugar cerca de Leipzig), Hamburgo como segunda, Baden-Wurtemberg como tercera y Hesse como cuarta. Sabía que era muy improbable que me tocase Sajonia, sobre todo porque la mayoría de plazas están en Renania del Norte y Baja Sajonia, mientras que en el resto apenas hay dos o tres por Bundesland.

He de admitir que el grupo que más me atraía era el B, por aquello de que el este es la zona de Alemania que me queda por descubrir. Berlín era un claro destino imposible, así que me decanté por Sajonia, aunque tenía miedo de que me tocase alguna ciudad de la antigua República Federal Alemana dejada de la mano de Dios. La suerte ha querido que al final me hayan dado Altenburg, una ciudad de Turingia muy cercana a la frontera con Sajonia, a unos 39 km de Leipzig. Al leer el nombre me quedé igual, pero más tarde fue Google Maps quien me dio la alegría de la tarde. Las conexiones de transporte son muy buenas, por lo que en unos 40 minutos se está en el centro de Leipzig. Además, como solo tengo que trabajar unas 12 horas a la semana, lo más probable es que viva en Leipzig y que únicamente me desplace los días que tenga que ir al colegio. Lo curioso de todo esto es que a la gente a la que le ha tocado Sajonia no les han destinado a Leipzig, así que lo más probable es que mi destino sea el más cercano a esta ciudad (casualidades de la vida, oye).

Hace poco le mandé un correo a la Universidad de Leipzig, porque resulta que al ser auxiliar te permiten matricularte en algunas universidades como estudiante extranjero. Mucha gente aprovecha para así poder tener el Semesterticket y no verse obligados a dejarse la ayuda económica en el transporte. Por lo que he visto, de no ser así me tocaría desembolsar unos 220 euros mensuales, ya que tendría que cruzar un total de 6 zonas. Creo que por unos euros más bautizan una parada del S-Bahn con tu nombre.

La ciudad donde trabajaré, Altenburgo, se encuentra prácticamente en la frontera entre el estado de Turingia y Sajonia. Fue un ducado, por lo que hay muchas construcciones importantes, a pesar de no ser demasiado grande, como un imponente palacio residencial. Por lo que he visto en algunas fotos de Internet, parece una ciudad tranquila con un encantador casco antiguo. Podéis juzgar por vosotros mismos en estas fotografías del sitio web de turismo de Turingia:




Aunque es cierto que parece ser una ciudad digna de ser visitada, no podía dejar escapar la oportunidad de vivir en Leipzig, un lugar que logró despertar mi interés a raíz del máster de Traducción que oferta su prestigiosa universidad, del cual hablé en mi entrada anterior.

El único problema es que en la carta que me han mandado aparece que las jornadas introductorias empiezan el día 14 de septiembre, cerca de Colonia. Esto quiere decir que tendré que abandonar Friburgo antes de lo planeado. Por una parte me sabía mal comunicárselo a la familia, ya que les había dicho que podría estar hasta finales de septiembre (los años anteriores las jornadas introductorias habían tenido lugar por esas fechas), pero sé que no me queda otra alternativa, porque son de asistencia obligatoria.

Apenas faltan diez días para que me marche a Friburgo y le tengo pavor a hacer la maleta. Muy pocos kilos para tanto tiempo. Habrá que echar mano de la imaginación y dejar en tierra los “porsiacasos”, que siempre tienden a ocupar demasiado espacio.



4 comentarios:

  1. OHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHH qué bien que te hayan dado la plaza! Qué envidia que sabes lo que vas a hacer el año que viene! :) Me alegro un montón por ti! Y además en Leipzig, te ha salido ideal!!!

    Pasé año y medio en Thüringen y ni había oído hablar de Altenburg... vergonzoso. O quizá haya oído el nombre, pero nunca presté atención. Lo cual aún es más vergonzoso. Te deseo todo lo mejor allí, y por supuesto, espero seguir leyendo tus aventurillas, seguro que dan juego! :)

    Y ya te vas pronto de au pair!!! Espero también que nos cuentes tus experiencias en tu querida Friburgo :). Sabes que pedí plaza para un máster allí? Peeero... (siempre tiene que haber un pero) creo que no les llegó mi documentación :______________________________.

    Pero bueno, no quiero contaminar esta entrada con noticias tan guays con dramas de universidad. Disfruta un montón de Friburgo, de Alemania y de todas las cosas maravillosas que vivirás en esta nueva etapa.

    Un beso muy fuerte!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que es más que comprensible que no hubieses oído hablar de ella, porque no es demasiado grande. Seguramente con un día de turismo haya visto todo lo que hay que ver. Admito que tengo muchas ganas de viajar por Thüringen, porque nunca he estado y me encantó tu entrada sobre la ruta de castillos en otoño. ¡Tengo que hacerla sin falta!

      Al final parece que el drama de la universidad no ha sido tan drama, ¿no? ¡Qué bien que te hayan dado una plaza en Friburgo! Será que la suerte nos ha sonreído a las dos :)

      Muchos besos, bonita.

      Eliminar
  2. ¡Me alegro muchísimo, Dafne! Yo estudio estudios ingleses y me encantaría pedir esta beca el año que viene, cuando acabe la carrera. ¿Sabes dónde puedo encontrar la información? Me gustaría prepararme con tiempo para obtener el mayor número de puntos posibles, a ver si así tengo más posibilidades de que me seleccionen.

    ¡Muchas gracias! :)

    Laura C.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Laura:

      Es muy buena idea que vayas preparándote para solicitar la beca. En la página del Ministerio te aparece todo tipo de información: https://sede.educacion.gob.es/catalogo-tramites/profesores/convocatorias/espanoles/exterior/auxiliares-conversacion Ahí también puedes mirar el documento de autobaremación, donde se indican qué cursos dan puntos. Tú tendrías la ventaja de que como tu carrera está enfocada a la didáctica de lenguas, tendrías 7 puntos adicionales, además de otros 7 por estar en último año de carrera. Tienes muchas posibilidades, así que muchísima suerte y que salga todo genial :)

      Un abrazo.

      Eliminar