viernes, 26 de mayo de 2017

El alemán coloquial

Una de las metas de cualquier estudiante de un idioma extranjero es llegar a mantener conversaciones cotidianas con fluidez. Para lograr dicho propósito, los materiales didácticos solo nos muestran la mitad del camino, ya que el foco de atención suele colocarse en las reglas gramaticales y el vocabulario. No son pocos los casos en los que el estudiante es capaz de escribir una redacción intachable sobre el uso de las energías renovables y, a la hora de charlar con otros nativos sobre temas más banales, la inseguridad se apodera de su lengua y le cuesta salir del paso ―o no logra expresarse con la naturalidad que le gustaría―. La perseguida soltura se va adquiriendo tras cierto tiempo viviendo en el país donde se habla esa lengua, a base de escuchar a los nativos y de ir automatizando las expresiones que emplean en determinadas situaciones. Aun así, conocer de antemano algunos rasgos del alemán oral puede ser muy útil para facilitarnos la difícil empresa de dominar este idioma.