viernes, 12 de enero de 2018

Traductora autónoma en Alemania


Llevaba tiempo sopesando la idea de publicar una entrada sobre este tema, pero siempre me paraba el hecho de que tampoco poseo años y años de experiencia como para proporcionar información detallada al respecto. Pese a ello, el comienzo del nuevo año me ha animado a compartir algunas cuestiones importantes a la hora de ser traductora (o traductor) autónoma en Alemania. Yo misma estaba hecha un mar de dudas al acabar el grado en Valencia, porque pocos profesores nos facilitaron datos sobre cómo es la situación en el caso de España. Por suerte, en Heidelberg tuve un seminario intensivo que duró una semana, durante la cual una traductora nos bombardeó con todo tipo de información acerca de la profesión del traductor autónomo en Alemania. Fue un curso muy exhaustivo y algo abrumador –sobre todo cuando la mujer empezó a enumerar los distintos tipos de seguros que se deberían contratar–, pero a la vez muy útil, porque dio respuesta a muchas de las preguntas que llevaban rondando por mi mente desde que me planteé dar el salto como autónoma. Por supuesto, no me voy a detener en todo lo que ella mencionó, sino en algunos aspectos clave: cómo registrarse, algunos puntos sobre contabilidad y las ventajas de formar parte de una asociación de traductores.