viernes, 26 de mayo de 2017

El alemán coloquial

Una de las metas de cualquier estudiante de un idioma extranjero es llegar a mantener conversaciones cotidianas con fluidez. Para lograr dicho propósito, los materiales didácticos solo nos muestran la mitad del camino, ya que el foco de atención suele colocarse en las reglas gramaticales y el vocabulario. No son pocos los casos en los que el estudiante es capaz de escribir una redacción intachable sobre el uso de las energías renovables y, a la hora de charlar con otros nativos sobre temas más banales, la inseguridad se apodera de su lengua y le cuesta salir del paso ―o no logra expresarse con la naturalidad que le gustaría―. La perseguida soltura se va adquiriendo tras cierto tiempo viviendo en el país donde se habla esa lengua, a base de escuchar a los nativos y de ir automatizando las expresiones que emplean en determinadas situaciones. Aun así, conocer de antemano algunos rasgos del alemán oral puede ser muy útil para facilitarnos la difícil empresa de dominar este idioma.
En esta entrada, me he propuesto recopilar las peculiaridades del alemán coloquial que, como hablante no nativa, más me han llamado la atención desde que me mudé a Alemania:

- Also: esta muletilla está en boca de todo el mundo y seguramente sea de las más conocidas. Un equivalente sería nuestro pues, que no es más que una «palabra comodín» empleada por vicio o, en la mayoría de casos, para ganar tiempo mientras reflexionamos nuestra respuesta. Como con todo en esta vida, conviene no abusar, ya que su constante repetición también es un error común de principiantes, quienes usan also constantemente por falta de fluidez.

- Na: muchos alemanes se acercarán a ti y no te dirán un Wie geht’s? ("¿Qué tal?"), sino que seguramente te suelten un: Na, alles gut?

- Extrem: esta palabra se emplea coloquialmente como sustituto del adverbio sehr, para aumentar el grado de intensidad de un adjetivo. Er ist extrem sparsam = Es muy ahorrador.

- Genau: viene a ser algo así como exacto, si bien en español no empleamos esta palabra con tanta frecuencia. Básicamente es una manera concisa de comunicarle a nuestro interlocutor que le damos la razón.

- Alles klar: en el caso de que se formule como pregunta, no es más que un “¿qué tal va todo?”, a lo que podemos responder con un Alles bestens (“De maravilla”). Como afirmación, da a entender que hemos captado lo que nuestro interlocutor ha dicho.

- Ja: con esto no me refiero a la partícula de afirmación, sino a su uso como partícula modal. Los alemanes emplean con bastante frecuencia partículas modales, cuya finalidad es expresar la actitud del hablante. En estos casos, el hablante la usa para confirmar que lo que dice es un hecho consabido. Ejemplo: Sie kommt ja immer zu spät (“Ya sabes que ella siempre llega tarde”).

- Mal: continuando con las partículas modales, esta se emplea para suavizar una pregunta o una orden. Kannst du mal das Fenster aufmachen? = ¿Podrías abrir la ventana?

- Eben/halt: estas dos partículas modales son las últimas de la lista. Su uso varía dependiendo de la región en la que nos encontremos. En el Norte de Alemania dicen eben, mientras que en el sur suelen usar halt. Expresan resignación frente a un hecho. Imagina que tus amigos y tú teníais pensado comer en el jardín el fin de semana, pero hace un tiempo horrible y no va a ser posible: Wir müssen halt drinnen essen (“Nos toca comer dentro”).

Y hasta aquí mi corta recopilación. No son demasiadas, pero me gustaría recalcar que el fenómeno de las partículas modales supone todo un reto para los hablantes no nativos, ya que los equivalentes en la lengua materna no son siempre tan claros. Muchas partículas modales cumplen una función que en español podría expresarse sencillamente con un cambio de tono. La lista es bastante extensa y, a veces, algunas partículas pueden tener significados totalmente opuestos dependiendo del contexto. Pero nada que no pueda lograrse a base de escuchar muchas conversaciones y de dedicarle atención a los pequeños detalles, pues son estos los que en la mayoría de los casos pueden marcar la diferencia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario