sábado, 7 de septiembre de 2013

Una serie de catastróficas desdichas

Supongo que el título ya describe a grandes rasgos que esta entrada no va a ser del todo positiva.  Mi mala suerte parece resistirse a abandonarme, así que la película de Lemony Snicket retrata lo que han sido estas últimas semanas. Pero voy a intentar relatarlo todo con algo de optimismo, que tampoco quiero hacer de esto un muro de los lamentos.

Estos últimos días aquí podrían resumirse con una frase cliché que seguro que todo el mundo suelta alguna vez en su vida: it can always get worse. Sí, porque una piensa: “A ver, se me ha roto el objetivo de la cámara, me robaron la bici, he padecido la gripe veraniega… ¡A partir de ahora tienen que ir las cosas a mejor!”. Meeeeec. ¡ERROR! Por suerte (qué irónico utilizar semejante expresión en esta entrada), la mayoría de incidentes que voy a relatar a continuación se han solventado.

Resulta que el departamento de Germanistik de la Universidad de Freiburg ofrece una semana de bienvenida. Ya me apunté a una del 9 al 12 de octubre, totalmente gratuita y que ofrecen los de Relaciones Internacionales, pero la de Germanistik pintaba bastante bien y, aunque solo me voy a coger un par de asignaturas de este campo, pensé que sería una buena oportunidad para conocer gente y mantenerme ocupada. Sí, dos semanas seguidas de bienvenida. Para empezar con buen pie, oye. La única pega es que esta semana cuesta unos 30 euros (sacadineros en 3, 2, 1…). Pero estuve informándome y la gente me habló bastante bien de ella, así que me decidí por hacer la transferencia. “Va, una no se va de Erasmus todos los días, vamos a tirar la casa por la ventana”. El problema fue que, al querer tirar la casa por la ventana, se fue medio vecindario detrás. Una vez efectuada la transferencia, me fui al historial para cerciorarme de que todo había salido bien. Ahí me esperaba una sorpresita no muy agradable: la transferencia se había hecho dos veces. Oh, sí, por favor, dadme un pin. 60 euros menos en mi cuenta alemana.

Presa del pánico, bombardeé a los de la universidad con correos (intentando que no se me notase el “paniqueo”, pero creo que podía olerse a la legua). Me respondieron muy cordialmente que por supuesto que me devolverían el dinero. Volví a respirar de nuevo. Eso sí, el susto ya quedaba para la posteridad.

Otro de los adorables incidentes ocurrió cuando, al querer abrir mi maleta, me di cuenta de que el código no funcionaba. Los niños habían estado toqueteándolo y, sin querer (buena fe ante todo), habían cambiado la combinación de mi candado. Después de maldecir por milésima vez al HK mayor, me puse a probar todas las combinaciones posibles con 3 números. Tras casi 999 intentos y un pulgar más rojo que el círculo de la bandera de Japón, conseguí dar con la cifra correcta prácticamente al final. Sí, ya, esperar que estuviera en la primera mitad habría sido algo de suerte. Elemento del que, al parecer, yo carezco por absoluto.

Y continuamos para Bingo con el siguiente incidente: váter atascado. Dejando aparte detalles poco pertinentes, solo hay que mencionar que mi baño quedó inutilizado algunos días, porque el conducto se obstruyó. Lo mejor de todo fue que, cuando vinieron a repararlo, yo estaba en la habitación de al lado. Mis “maravillosas” habilidades lingüísticas me permitieron entender prácticamente el 100% de la conversación en dialecto. Sí, del que normalmente solo pillo el 40%. Un resumen traducido al español sería algo así como: “Joder, cada año lo mismo. La gente no entiende que aquí solo puede tirarse papel del váter. Dios, ¡si es que apesta!”. Coño, ¿qué esperabas, majo? ¿Que oliese a rosa de pitiminí? Cabe remarcar que ambos individuos deberían haber aparecido hace tres días, por lo que no era de extrañar que una rata muerta hubiese olido seguramente mejor que toda aquella agua estancada.

Estos tres problemas ya están solucionados. Sin embargo, a esto se le suma el angelical comportamiento de los niños en las últimas semanas. Tanto el HK pequeño como el mayor están insoportables y son unos maleducados a más no poder. Al pequeño no hay quien lo convenza para que haga los deberes y, cada vez que intento ayudarle, me suelta cosas como: “A ti esto no te incumbe. Mi padre no te paga para que me des la vara diciéndome que haga el deber”. El HK mayor, por su parte, llega siempre del colegio con cara de mala leche, respondiendo de forma impertinente y dedicándose a atracar la nevera. Eso sí, que no se me ocurra a mí coger un simple yogur mientras él pulula por ahí, porque cualquier cosa que coja le parecerá mal y me suelta que yo no puedo comérmelo porque se lo va a comer él después. Ya estaba quemada después de todo el día lidiando con el otro, así que puse cara de: “¿¡disculpa!?” y le dije que yo cogía lo que me salía de las narices. Intentó decirme algo más, pero al parecer no se le ocurría nada, por lo que se limitó a farfullar. “¿Has dicho algo?”, le pregunté. “No, nada”. Fin de la discusión.

 Por suerte el padre mantuvo una conversación con ellos y al parecer han prometido comportarse de ahora en adelante. Hasta que no lo vea con mis ojos, como que no me lo acabo de creer.


Aunque no todo son malas noticias, claro (¿ah, no?). La cámara a la que le había echado el ojo ha bajado 10 euros de precio (¡yay!). La semana del 16 la pediré por Internet, para que cuando vuelva a casa esté allí. Sí, una chuminada, pero a una le alegran esas pequeñas cosas después de tanta mala suerte.

8 comentarios:

  1. Parece que la mala suerte nos ha acompañado esta semana. Pero no sufras, que seguro que ahora ya las cosas mejoran :) Haces bien en apuntarte a la semana de bienvenida, porque siempre es genial. Yo cuando me fui de Erasmus a Inglaterra hacían también la fresher's week y no pude ir porque me enteré tarde, pero me la recomendaron muchísimo (malditos). Seguro que te lo pasas genial, qué ganas debes tener ya de empezar :)))

    Mejor contarlo con optimismo, porque así una misma se anima. Yo, en momentos así, siempre pienso en la canción de Kelly Clarkson xD (what doesn't kill you makes you stronger! stand a little taller! larala).

    Creo que estoy pasando yo ahora la gripe veraniega. El horror -_-
    Besotes guapa!

    ResponderEliminar
  2. Pf, el título le viene pintado a la entrada :S. Míralo por el lado positivo, los pequeños incidentes se han solucionado y el comportamiento de los críos esperemos que también. Menos mal que el HD habló con ellos :), ya nos contarás.

    Y han rebajado la cámara! Muahahaha me encanta esa sensación, aunque solo sean 10€. Ya nos enseñarás la cámara cuando la tengas, seguro que sacarás fotos increíbles!

    By the way, vuelves a España de Alemania o vas directamente a Freiburg?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vuelvo a España el 24 de septiembre. Estaré allí una semana para prepararlo todo y el 1 de octubre ya vuelo a Freiburg :)

      Eliminar
    2. El 1 de octubre? Qué casualidad, yo también jaja :)

      Eliminar
  3. 1. después de la tormenta viene la calma
    2. no hay mal que por bien no venga
    3. si algo malo pasa es porque algo mejor te depara el futuro

    ...

    Todos los refranes, y no hay verdades más grandes conocidas que los refranes dicen que... si pasan cosas malas cosas buenas vienen después ...

    Así que ANIMO VALENCIAANAAAA! =)

    ResponderEliminar
  4. Qué agradable es que tu mala suerte sea la risa de los demás. Eres increíble, sweetie. Te echo de menos cada día más.

    Caroline

    ResponderEliminar
  5. ¡Madre mía! Espero que pronto se solucionen las cosas y vaya todo a mejor :)

    Por cierto, he visto en tu blog de traducción que hiciste un curso de español para extranjeros. ¿Dónde puedo informarme? ¡Muchas gracias!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, otro ejemplo de blog que abandoné al poco tiempo.

      En efecto, en julio del año pasado asistí a un curso de formación de profesores de español como lengua extranjera. Yo lo hice en un centro de idiomas en Valencia llamado Costa de Valencia (valga la redundancia). Era intensivo, porque apenas duró dos semanas, pero era bastante completo y también tenía su parte práctica, por lo que aprendí muchas cosas y me pareció realmente útil. Aquí está en enlace: http://www.costadevalencia.com/14-valencia-aprender-espanol/14-valencia-aprender-espanol-1.asp

      No sé de dónde eres y quizás el enlace no te sirva de mucha ayuda. De todas maneras, en otras ciudades ofrecen cursos similares. Basta con buscar un poco en Internet y seguro que algo aparece, porque últimamente hay mucha demanda de estos cursos.

      Eliminar