domingo, 8 de febrero de 2015

Máster o no, he ahí la cuestión




El mejor invento del calendario universitario alemán son las Semesterferien. Las universidades españolas podrían aplicarse el cuento, porque un ridículo fin de semana entre el último examen del primer cuatrimestre y el comienzo de las clases del segundo difícilmente puede considerarse como una pausa adecuada para que las neuronas se regeneren. Así es, después del examen de Interpretación del viernes, el lunes ya me tocaba ir de nuevo a la facultad. ¿No es maravilloso?

Quejas aparte, este cuatrimestre no pinta del todo mal. Todavía se me hace difícil asimilar que es el último del grado, aunque no negaré que tengo ganas de que este llegue a su fin para comenzar una nueva etapa. Lo bueno es que tengo tanto los miércoles como los viernes libres y que no hay ninguna asignatura que me desagrade. La mayoría de ellas son prácticas: Traducción audiovisual, jurídica, Interpretación y Traducción general de alemán 3. Aún tengo que redactar la memoria de las prácticas y en junio presento el Trabajo de Fin de Grado, pero esto no es algo que me preocupe demasiado. La incógnita que oscila en el aire y que también angustia a muchos universitarios a punto de graduarse es la conocida: “y ahora, ¿qué?”.

Una de las preguntas que surgen es si empezar un máster o no y, en caso de hacerlo, cuándo y dónde.  Los hay quienes ni siquiera se plantean la primera cuestión, pues de sobra nos han repetido veces que “sin máster, no vas a ninguna parte“. Yo personalmente pienso que esta afirmación hay que cogerla con pinzas, pues no creo que sea una verdad absoluta. Sé que la situación varía dependiendo de los estudios, así que me limitaré a hablar sobre el campo que mejor conozco, es decir, el de la traducción. Sí que es cierto que en la mayoría de grados de las universidades españolas, las asignaturas tienen como objetivo transmitir nociones básicas sobre los distintos ámbitos de la traducción; como una especie de visión general para que el alumno toque un poco cada palo y decida después en qué rama especializarse. Aun así, hay que tener en cuenta que el tema de la especialización es algo que se ve en gran parte influenciado por las casualidades del destino y las exigencias del mercado, pero esto está fuera del alcance de las decisiones que cada uno pueda tomar, por lo que no merece la pena devanarse los sesos al respecto. Pero ¿significa esto que vamos a morir al máster? Ni mucho menos.

El miedo por no saber qué hacer tras acabar el grado y la inseguridad ante la perspectiva de abandonar la universidad empujan a muchos estudiantes a optar por la vía “fácil”: continuar con el posgrado justo al acabar la carrera. En mi opinión, esto no siempre es lo idóneo. Cursar un máster no tiene por qué ser siempre mejor, sobre todo si se tiene en cuenta que la mayoría de másteres españoles solo son de un año de duración (aunque por las tasas, bien podrían durar más que el grado). Por mucho prestigio del que goce la universidad y muy bien que esté el plan de estudios, esto no supone ninguna garantía. Como dicen en alemán: Probieren geht über studieren (“la experiencia es la madre de la ciencia”). Antes de lanzarse a la aventura y desembolsar por desembolsar, quizás sea más sensato tantear un poco en el campo laboral. Hay muchos lugares donde encontrar encargos de traducción, como el sitio web para autónomos https://www.odesk.com/. Yo he trabajado como traductora para una empresa inglesa gracias a esta plataforma, ya que hay todo tipo de anuncios que van saliendo constantemente. Ojo, esto también se puede (y se debería) hacer a lo largo de la carrera, así que si alguien tiene muy claro en qué quiere especializarse, adelante con el máster.

Pero el máster no es la única opción. Hay muchas convocatorias de becas, como la de auxiliares de conversación, las cuales nos brindan la oportunidad de ganar algo de experiencia y disfrutar de un cambio de aires, lejos del entorno académico. La opción de trabajar como au pair o sencillamente irse a vivir a un país extranjero durante una temporada también pueden ser muy positivas.

Muchas veces la incertidumbre nos frena y nos aconseja que escojamos el camino seguro, que vayamos por el sendero marcado. Pero ¿qué hay del riesgo y de la experimentación? Soy de las que piensan que precisamente al acabar el grado es cuando más libertad se tiene. Con un título en el bolsillo, sin las ataduras de una familia y con ganas de demostrar lo que hemos aprendido durante nuestra formación, es el momento perfecto para salir ahí fuera y atreverse a salir de la rutina. No tiene por qué tratarse de retos ambiciosos, sino que más bien es un paréntesis para hacer aquello que siempre queríamos hacer y experimentar.


Yo he mandado distintas solicitudes de becas, por aquello de no cerrarse puertas. Tengo muy claro que quiero cursar el máster de Translatologie en la Universidad de Leipzig, pero la duda es si será después de terminar la carrera o un año más tarde. Mi consuelo es que, cuando llegue el momento de dar el paso, la burocracia alemana me esperará con los brazos abiertos. 

12 comentarios:

  1. ¡Qué bien me ha venido esta entrada! Yo también me gradúo este año en traducción, aunque no sé muy bien qué hacer después de terminar la carrera.
    ¿Sabes cómo sale de precio el estudiar el máster en Alemania? Es una de las posibilidades que barajo, aunque no sé si me compensará pagar las tasas, alojamiento y vivir allí (porque desconozco si hay algún tipo de beca).

    Por cierto, ¿para trabajar en algún encargo de esa web es necesario estar dado de alta como autónomo? Es algo que me estoy planteando, aunque no sé muy bien si es necesario o no a la hora de aceptar encargos por medio de este tipo de webs. ¡Gracias!

    Irene

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Irene:

      Me alegra saber que la entrada te ha resultado útil. Creo que la mayoría de los que acabamos la carrera este año estamos igual y fue este el motivo por el cual me decidí a plasmar mi reflexión por escrito.

      En Alemania no se pagan tasas de matrícula, ya que la educación universitaria es gratuita. Lo único que tienes que abonar es una tasa por semestre que cubre gastos administrativos y otros servicios, como por ejemplo los que oferta el Studentenwerk, que ayuda a los estudiantes con cuestiones como la vivienda. De todas maneras, no suele sobrepasar los 100 euros.

      Respecto a las becas, no hay demasiadas. Está la de la Caixa, que es para toda Europa, pero el plazo acabó el día 9 de este mes. En Alemania hay distintas fundaciones políticas que ofertan becas a extranjeros, como la Heinrich Böll, pero por lo general las plazas son escasas y siempre suelen exigir otros requisitos, como por ejemplo denotar interés político.

      Los gastos mensuales dependen de muchos factores, pero Alemania por lo general no es un país con un nivel de vida mucho más alto que España. Además, el tema de la ausencia de tasas de matrícula es un punto a su favor que atrae a muchos estudiantes de todo el mundo.
      Para aceptar encargos de esa web no tienes que darte de alta como autónomo. Sencillamente te registras, buscas las ofertas que te interesen y te pones en contacto con la empresa. Es bastante sencillo, por eso creo que es tan práctico.

      ¡Gracias a ti por pasarte!

      Un saludo

      Eliminar
  2. Hola :D
    Ay... esa incertidumbre al acabar la carrera... Todo el mundo que conozco anda así, nadie sabe qué hacer. Yo tengo claro que haré el master, pero aún así no sé donde, así que mi vida también es un caos absoluto!
    Me han hablado muy bien del programa de auxiliares de conversación, y habiendo estudiado traducción supongo que tendrás más posibilidades de que te den plaza :).
    Decidas lo que decidas te deseo la mejor de las suertes!!!

    Un beso muy grande y animo con ese último semestre!

    BLOG: UNA ESTUDIANTE NÓMADA

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí que es una difícil elección, sobre todo por lo específicos que son algunos. ¡Mucha suerte a ti también!

      Lo de la beca de auxiliar depende del sitio que me den. Si me dan un pueblo donde Cristo perdió las sandalias, quizás me lo piense dos veces antes de irme. Aunque sí que es verdad que es una buena oportunidad para vivir nuevas experiencias por tierras alemanas.

      ¡Un beso, bonita!

      Eliminar
  3. Hola, Dafne:

    Te escribí hace unos meses preguntándote sobre cursos de idiomas en Friburgo. Finalmente, creo que me animaré a hacer un curso en su universidad, así que espero cerrarlo en unos días. Mientras tanto, tengo algunas preguntas... ¡Espero que si tienes un hueco puedas ayudarme con algunas!

    Te comento... El curso no incluye el alojamiento. Como se trata de un mes entero, ¿conoces de alguna residencia de estudiantes en Friburgo o cercanías?
    También me gustaría visitar otras ciudades, ¿sabes si hay algún bono mensual de tren? Creo que le daría mucho uso. ¿Sabes si hay combinación para ir Berlín algún fin de semana?
    Y, por último... ¿Es caro vivir un Friburgo?
    Sé que son muchísimas preguntas, pero si puedes ayudarme con alguna, lo agradecería muchísimo.
    Muchas gracias,

    Elena

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Elena:

      ¡Qué bien que te hayas decidido por el curso en Friburgo! Estoy segura de que la ciudad te enamorará y de que aprenderás muchísimo.

      Respecto a lo del alojamiento, en Friburgo sí que hay diversas residencias de estudiantes. Es cierto que el Studentenwerk no puede darte directamente una habitación, ya que necesitas estar matriculada en la universidad y los contratos suelen ser de un año entero o medio año, pero en verano muchos estudiantes se va de vacaciones y alquilan su habitación durante el tiempo que están fuera. De hecho, hay muchos lugares donde puedes ver ofertas, como grupos de Facebook (https://www.facebook.com/groups/wohneninfreiburg/?fref=ts=) y otros sitios web para toda Alemania donde suelen colgar bastantes anuncios, como http://www.wg-gesucht.de/.

      En cuanto al transporte, sé que en Friburgo hay un bono mensual (RegioKarte) para desplazarte por la ciudad y los alrededores, lo cual te permite ver pueblecitos y zonas de bosque muy bonitas donde realizar excursiones. Pero si lo que quieres es visitar otras ciudades más lejanas, lo suyo es que vayas o en tren o en autobús. Como Berlín está en la otra punta, el viaje se hace eterno tanto con el tren como con el autobús. Si mal no recuerdo, con el ICE (tren de alta velocidad) son unas seis horas, pero los billetes son bastante caros. Una forma muy económica de viajar es con http://meinfernbus.de/, una compañía que tiene muchas conexiones y a precios muy asequibles. Eso sí, en el caso de Berlín son algo más de 10 horas, por lo que tienes que valorar si te compensa o no.

      Vivir en Friburgo no es excesivamente caro. Esto siempre es subjetivo y depende de muchos factores, pero yo diría que con 600 euros da más que de sobra para pasar el mes. El alojamiento es algo más elevado que en otras ciudades alemanas, pero la alimentación y otros productos están muy bien de precio.

      Espero que haya sabido responder a tus dudas. No dudes en preguntar lo que necesites, que estaré encantada de intentar ayudar.

      ¡Un saludo!

      Eliminar
    2. ¡Gracias, Dafne!
      ¿Podrías recomendarme el nombre de algunas residencias de estudiantes por las que te interesaras cuando fuiste a Friburgo? Encontrar una habitación o piso para un mes durante el verano por ahora me está siendo muy difícil :(

      Eliminar
    3. Pues yo vivía en Stühlinger, que está muy bien porque es la más cercana al centro (15 minutos andando) y además es una zona tranquila. Pero no la elegí, sino que tuve la suerte de que me tocase. En esta entrada doy algo más información sobre la residencia, por si te interesa: http://poppiesinjune.blogspot.com.es/2013/08/stuhlinger.html

      Es normal que aún no encuentres nada, ya que es muy pronto. Pero seguro que a principios de verano la gente empieza a colgar anuncios, porque es cuando saben exactamente cuándo se irán en verano. ¡Mucha suerte!

      Eliminar
  4. Alguna vez has dicho que has trabajado como profesora de español porque has realizado un curso... ¿Podrías decirme dónde lo hiciste y si lo recomiendas? Me encantaría hacer uno y estoy buscando diferentes opciones...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo hice en Costa de Valencia y sí que quedé muy satisfecha con lo aprendido. Se trataron los puntos más importantes y se nos proporcionó mucha bibliografía, además de que estaba sobre todo orientado a la práctica profesional, por lo que me sirvió de gran ayuda para mis clases de español. Al final nos hicieron dar una clase y evaluaron cómo lo habíamos hecho, así que de alguna manera te obligaban a enfrentarte a una situación real.

      Eliminar
  5. Hola, me han dado la plaza Erasmus en Friburgo y estoy buscando diferentes opciones de alojamiento, ya que como somos un grupo de amigas quizás nos salga mejor alquilar algo. Hemos encontrado un apartamento en la zona Stühlinger, ¿conoces la zona? ¿Te parece segura?
    ¡Gracias!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, y tanto que la conozco, porque es la zona donde yo vivía :) En mi opinión, es de las mejores para vivir por su buena localización. Hay muchos supermercados donde elegir, está muy cerca del centro y es una zona muy tranquila. No tienes que preocuparte por la seguridad, porque pocos rincones de Friburgo hay que no sean seguros.

      ¡Mucha suerte para el Erasmus!

      Eliminar