martes, 12 de mayo de 2015

Planes de verano

Después de haber estado desaparecida durante bastante tiempo, regreso para contaros qué tal fue mi breve escapada a Friburgo. Como ya comenté en una entrada anterior, el martes pasado me marché a Alemania aprovechando unos billetes de Ryanair a un precio de lo más suculento. El destino (Frankfurt Hahn) está donde Cristo perdió la sandalia, pero logré cuadrar tropecientas combinaciones de medios de transporte. Pero como siempre suele ocurrir, la suerte me sonrió y quiso que un día antes de mi partida se declarase la huelga más larga en la historia del Deutsche Bahn. ¿No es maravilloso?

Podéis imaginaros mi desesperación al darme cuenta de que se cancelaba el tren que supuestamente iba a llevarme desde Karlsruhe a Friburgo. En seguida me vino a la memoria la mala noche que me tocó pasar hará cosa de tres años en el aeropuerto de Fráncfort. Una y no más, santo Tomás. Así que, tras oír mi retahíla de insultos hacia la querida asociación de maquinistas alemanes y en un acto de solidaridad, Milan vino a la estación de Karlsruhe y pasamos la noche en la ciudad. ¿Pagar una noche en un hotel? Demasiado caro. Me negaba a pagar un céntimo más por culpa de la huelga, así que optamos por deambular un poco (y quien dice un poco, dice seis horas). Para matar el tiempo fuimos a un bar de cócteles y luego exploramos el Zoologischer Stadtgarten. En este último lugar entramos más bien por puro accidente, ya que en principio está cerrado y no puede accederse de noche (obvio). De todas formas, dejando aparte infracciones no intencionadas, no es una visita recomendada a estas horas, ya que los sonidos de los animales en plena oscuridad no eran de lo más agradables, y menos aún con una piña colada en la sangre.


Una vez en Friburgo, todo fue de maravilla. El tiempo era inmejorable y pudimos disfrutar de excursiones por el bosque, paseos en bicicleta a orillas del Dreisam e incluso de un concierto de piano gratuito ofertado por la Musikhochschule. Por cuestiones prácticas no me llevé la cámara, así que solo tengo algunas fotografías del móvil de una calidad mejorable, aunque mejor que nada.






La guinda de mi visita tuvo lugar el domingo. Con esto os desvelo una muy buena noticia: ¡voy a repetir experiencia au pair! Y esta vez nada más y nada menos que en Friburgo. Resulta que, después de sopesar distintos planes para este verano, me registré de nuevo en Au Pair World para ver si había alguna familia en alguna ciudad que me interesase. La suerte quiso que me encontrase con una que vivía en Merzhausen, un municipio que, si bien no llega a ser parte del mismo Friburgo, está prácticamente al lado y mucha gente lo considera como un barrio dentro de la ciudad. De hecho, la casa donde viven está a cinco minutos andando de una parada de metro del conocido barrio ecológico, Vauban.

Tras intercambiar algunos correos, anteayer quedé con la familia para conocernos mejor. Congenié tanto con los dos niños pequeños como con los dos padres, por lo que no me lo pensé dos veces a la hora de firmar el contrato. Así que ya está decidido: desde finales de junio hasta finales de septiembre viviré de nuevo en Friburgo. Esto significa que dentro de poco volveréis a leer entradas sobre mis experiencias como au pair en el país teutón.

Todavía sigo a la espera de la plaza que solicité como auxiliar de conversación. En teoría comunican el destino a principios de junio, por lo que hasta entonces dudo que sepa nada. He de admitir que estoy bastante impaciente por saber si me han concedido una plaza y en qué lugar, aunque no me hago demasiadas ilusiones sobre la ciudad, porque es algo muy arbitrario.


4 comentarios:

  1. Holaaaaa!
    Parece ser que todo el mundo que es au pair una vez se queda sin poder salir definitivamente del mundillo! Algo bueno tendra xD. Me suena el sentimiento ese de "a ver qué hago esos meses que tengo libre... ah, ya sé! Me iré de au pair y asi vivo en otro sitio sin arruinar a mis padres". Me alegro muchísimo por ti, menuda suerte encontrar una familia en tu querida Friburgo!!! :) Estoy impaciente por leer tus aventurillas! :)

    ResponderEliminar
  2. Ah, y mucho MUUUUUUUCHO ánimo para terminar la carrera!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!! Estoy en la misma fase y sé lo que se sufre! Nosotras podemosssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssss :)

    ResponderEliminar
  3. que lindos paisajes y buena suerte la tuya que tienes la opción de viajar
    saludos!!

    ResponderEliminar
  4. Vaya, menuda aventura lo del Zoologischer Stadtgarten de noche jejeje, aunque menos mal que pudiste arreglar lo de la huelga de transporte. Seguro que pasaste unos días estupendos en Alemania :)

    Me alegra saber que regresarás pronto a Friburgo, ni te imaginas lo mucho que disfruto leyendo tus entradas sobre ese precioso lugar.

    Un beso, Dafne.

    ResponderEliminar