miércoles, 5 de junio de 2013

Haßloch: la Alemania a pequeña escala

Dado que en mi anterior entrada solo lo mencioné de pasada, esta voy a dedicársela al lugar donde vive mi HF: Haßloch, “agujero del odio” para los amigos. A pesar de tener un nombre tan “adorable” que bien podría tratarse de carnaza de chiste malo, se trata de una población situada en el estado de Renania del Palatinado, también conocida como la Toscana de Alemania. Esto se debe a que hay una rica tradición del vino y el clima es bastante agradable (todo lo agradable que puede llegar a ser en Alemania, claro).  Durante todo el año se organizan los conocidos Weinfeste (fiestas del vino) en distintos pueblecitos medievales. Además, los trayectos en barco para contemplar los castillos a orillas del Mosela y del conocido Rin son uno de los principales atractivos turísticos de esta zona.
Pero ¿a qué viene esto de que Haßloch es una Alemania a pequeña escala? Resulta que este pueblo de alrededor de veinte mil habitantes representa la media ideal alemana. Recoge unas determinadas características demográficas que lo convierten en una Alemania a pequeña escala. Esto tiene como principal consecuencia que sea aquí donde se realicen los estudios de mercados. Antes de sacarse ningún producto, se prueba aquí para ver la acogida que tiene en el público. Los habitantes son conejillos de indias de todo tipo de encuestas y pruebas, mientras que en la televisión local se emiten anuncios exclusivos. Lo que tenga éxito en Haßloch, tendrá éxito en el resto del país.
Aunque es cierto que no tiene ni mucho menos la cantidad de tiendas y vida que tiene una gran ciudad, está bien comunicada gracias al tren y se encuentra cerca de las ciudades universitarias de Mannheim y Heidelberg. La casa de mi HF está al lado del bosque, una zona llena de campos con caballos y un pequeño lago.  Al parecer la acaban de renovar y para cuando yo llegue ya tendrán la piscina en el jardín (yay!). Tendrá delito si acabo pasando más horas tumbada a la bartola bajo el sol en tres meses que en toda mi vida viviendo en el Mediterráneo.
Ya tengo hecha una lista con las ciudades que quiero visitar, porque en Renania del Palatinado solo estuve en algunos pueblecitos cerca del Mosela. Llevo tiempo queriendo visitar Mainz (la capital de este estado), así que a ver si durante estos tres meses tengo la oportunidad. Espero no acabar despilfarrando en transporte público, porque las tarifas del Deutsche Bahn no es que sean precisamente baratas… Y yo que me quejo del bonometro de Valencia. En principio tengo pensado comprarme la BahnCard 25, la cual dura un año entero y supone un 25% de descuento en los billetes de tren. La idea es sacarle partido también durante el Erasmus. 

Y, por último, aquí van algunas fotos de Haßloch, para desmitificar el poco agraciado nombre con el que le han bautizado:





1 comentario:

  1. Qué pueblo tan adorable! :D Me encantan esas fachadas y ese lago :)
    La BahnCard es muy interesante, da pereza pagar el dinero nada más llegar a Alemania pero los descuentos merecen la pena. Justo hoy me he hecho la BahnCard50 por 127€ y en unas semanas me llegará a casa :)

    ResponderEliminar