domingo, 21 de julio de 2013

Heidelberg und Pfälzerwald

El destino de este sábado fue Heidelberg, una encantadora ciudad universitaria situada en el valle del río Neckar. Los atractivos turísticos de este sitio no son pocos, ya que el casco antiguo es precioso, hay un pintoresco castillo en una colina y su universidad es la más antigua de toda Alemania.  Si se le suma el hecho de que está a escasos 40 minutos de donde vivo, tenía todas las papeletas de ser una de las ciudades en mi lista.  Además, la escuela de traducción de Heidelberg también goza de un notable prestigio, por lo que fue uno de los destinos Erasmus que barajé seriamente.

Salí de buena mañana en dirección a la estación con mi querida bici azul (debo hacerle fotos para presentárosla, que le empiezo a coger cariño y todo). Tenía que comprar los billetes directamente en la máquina, ya que al tratarse del S-Bahn no están disponibles en Internet. Total, que me dispongo a pagar el trayecto de ida (en torno a 6 euros) cuando me doy cuenta de que la máquina no acepta billetes que no sean de 5 o de 10 euros. Tremendamente lógico, claro. Para mi desgracia, solo llevaba uno de 50. Suerte que dejaban pagar con tarjeta, porque si no iba apañada. Y suerte que me acordé de mi PIN, porque era la primera vez que lo utilizaba y no habría sido de extrañar que se me hubiera olvidado.

Cuando llegué a la estación, me fui de cabeza a la Touristeninformation, para hacerme con un mapa. Porque, por si no ha quedado claro en entradas anteriores, mi sentido de la orientación está más bien atrofiado. Mapa en mano, me puse en camino al casco antiguo, que está algo lejos de la estación central. Una de las cosas que me han enamorado es la Hauptstraße, una calle kilométrica plagada de tiendas de ropa, librerías, heladerías, restaurantes… Y llena de japoneses, eso también. Al ser una ciudad muy turística, casi había más guiris que nativos. En esta calle también estaba Thalia, una cadena de librerías muy famosa, donde encontré un libro que llevaba buscando desde hace mucho tiempo: Schoßgebete. Rompí la promesa que me hice a mí misma de no comprar más libros, porque hace poco me encontré con una estantería en la casa llena de novelas que tenían muy buena pinta.







Otro de los aspectos a favor de Heidelberg es que el bosque se encuentra justo al lado de la ciudad, cruzando el famoso puente. Eso sí, la subida tiene lo suyo. Me metí por un camino llamado Schlangenweg que no podía ser más empinado. Las vistas merecieron la pena, pero casi muero en el intento de llegar a la cima y al final mis pies pedían clemencia. Y es que hizo muchísimo calor. Hasta el punto de que me terminé roja como un tomate. Fui de sobrada por la vida y se me olvidó ponerme protector solar, lo que acarreó que terminase con los brazos y las mejillas más colorados que la espalda de los ingleses que veranean en Benidorm. Ya podía sentirme turista de los pies a la cabeza.





Igual que en Mainz, el ambiente era de lo más animado gracias al alto número de estudiantes. Me topé con numerosas residencias universitarias y por todos lados había jóvenes que iban en bicicleta de un lado para otro. Había varios conciertos al aire libre y hasta presencié una carrera de canoas en el río.



Hoy he ido con la familia de excursión al Bosque del Palatinado (Pfälzerwald), uno de los bosques más grandes de Europa que se encuentra en la zona donde vivimos. Después de una caminata no demasiado larga hemos llegado a una especie de cabaña donde servían comida hipocalórica (nótese la ironía). Por probar cosas típicas de la zona me he pedido una Leberknödel acompañada de chucrut, que es una especie de albóndiga de hígado de ternera. Este plato es muy típico de la gastronomía del palatinado.



Mañana hará justo un mes desde que llegué a aquí. Por una parte se me está pasando el tiempo muy rápido y apenas puedo creer que ya lleve un mes entero, pero por otra parte estoy deseando comenzar con el Erasmus. Tal es mi morriña por Freiburg que tengo en mente ir allí pronto. Había pensado ir el día 3 y pasar allí el fin de semana, pero todavía no sé cuándo me iré de vacaciones con la familia, así que no puedo comprar billetes de tren ni nada. De todas maneras, sé que en agosto iré sí o sí, porque se me ha metido entre ceja y ceja reencontrarme con mi ciudad y hasta octubre todavía falta mucho. Nunca me había pasado nada similar con el resto de ciudades que he visitado (bueno, miento, con Göttingen también ocurre), pero desde que puse un pie en esa ciudad supe que quería vivir allí costase lo que costase



3 comentarios:

  1. Holaaa!

    Oye que fotos más bonitasss! Me encanta que hagais excursiones y nos enseñeis las fotos... porque como va a ser difícil que visite todos los lugares por lo menos veo un poquito del lugar!

    También veo que se te ha pasado un mes muy rápido, pues eso siempre es buena señal de que te lo estás pasando genial...!!!!

    En cuanto a la comida,... miedito me da a mi cuando viajo porque como por la vista y por muy típico que sea como no le vea yo buena pinta poco voy a comer... jajaja Aunque igual no me viene mal :P jajaja

    Entiendo perfectamente eso que dices de una ciudad que te enamora y tienes que ir sea como sea otra vez... yo tb he tenido esa sensación ...

    En fin... después de mi parrafada de comentario :S te deseo que siga todo bien y nos leemos!

    besos

    ResponderEliminar
  2. Ay Heidelberg... Ojalá estuviese más cerca de donde vivo, tengo unas ganas increíbles de visitarla! Con un poco de suerte (léase "si la economía lo permite") iré desde donde haré el Erasmus, en Thüringen. Lo de las máquinas de DB es de risa, lo de no poder pagar con billetes grandes me ha traído un par de sustos. La cosa es que a veces (al menos en Rosenheim) sí aceptan billetes de 20, pero otras veces no. Y qué hace esa gente que compra billetes caros a Frankfurt o así? En fin, a lo largo de este mes y medio me he encontrado con muchas situaciones WTF, tendré que escribir sobre ellas.
    Me encantan tus fotos, la primera especialmente me ha dejado O.O
    Sigue disfrutando!

    ResponderEliminar
  3. Estoy veraneando allí! jaja de hecho por parte de mi madre tengo familia aquí.
    ¡Jo, me ha hecho ilusión tu entrada!
    Disfrútalo mucho y si andas con hambre en el Perkeo se come muy bien! ;)
    Muuac!

    ResponderEliminar