miércoles, 13 de enero de 2016

Leo, leo... ¿Qué lees?


En días como hoy de viento siberiano, no hay mejor remedio que una taza de té rooibos calentita y una buena lectura para refugiarse del frío. Al comienzo de cada año suelo elaborar una lista con los libros pendientes que me gustaría leer antes del 31 de diciembre. Como resulta lógico, esta lista va sufriendo constantes modificaciones, ya sea por alguna recomendación o por algún encuentro fortuito en la biblioteca, en una librería o en un mercadillo de segunda mano. Ya comenté alguna vez que siempre intento leer un libro en cada idioma, pues es una gran ayuda para no perder la práctica y descubrir nuevas palabras. Al español, inglés y alemán se le ha sumado hace poco el francés. Empecé no hace mucho a aprender este idioma, pero al tratarse de una lengua románica, la comprensión se hace mucho más llevadera, por lo que no conlleva demasiado esfuerzo leer novelas no adaptadas.

Dicho esto, aquí está la lista de los libros que estoy leyendo:

1.      París no se acaba nunca, de Enrique Vilas-Mata.
2.       Grundformen der Angst: Eine tiefenpsychologische Studie, de Fritz Riemann.
3.       The folded clock, de Heidi Julavits.
4.      Le voyage d’hiver, de Amélie Nothomb



París no se acaba nunca, de Enrique Vilas-Mata

Finalicé esta novela anteayer y, tal es el buen sabor de boca que me ha dejado, que espero leer dentro de poco más libros de este autor catalán. Titulada con palabras provenientes de los labios de Hemingway, Enrique Vilas-Mata nos presenta esta especie de ensayo autobiográfico como una conferencia en la que relata sus años de juventud en la capital francesa, a principios de los 80. Por aquel entonces, su aspiración a convertirse en escritor se ve muchas veces alimentada por el ambiente bohemio de París, donde tantos otros artistas de gran renombre consumieron sus días. Asimismo, habla abiertamente sobre las dudas que le asaltaban como resultado de su más que evidente inexperiencia, pues aún se encontraba escribiendo su primera novela. A menudo critica su propia ingenuidad, la cual le obliga a creer que es un gran escritor por el mero hecho de estar sentado en un café parisino con una pipa entre los labios.

Los recuerdos no siguen ningún orden cronológico, sino que parecen regirse por el azar de la ocurrencia del autor, donde los pensamientos se van plasmando en el papel a medida que son rescatados de la memoria de Enrique Vilas-Mata, lo que provoca que el libro se asemeje a un diálogo entre él y el lector. Un diálogo que perfectamente podría tener lugar en uno de los cientos de cafés literarios de la ciudad de París.

Grundformen der Angst, de Fritz Riemann

A decir verdad, no he leído demasiados libros sobre psicoanálisis, quitando uno de Jung acerca de la interpretación de los sueños. Sin embargo, este fue un regalo de una persona muy cercana, por lo que despertó mi curiosidad y me decidí a leerlo el mismo día que fue a parar en mis manos. Se trata de un libro de referencia en la materia, donde el autor deja de lado tecnicismos y describe las cuatro formas principales de angustia (Angst) que nos afectan en función de nuestra personalidad. Según la clasificación del autor, los individuos pueden dividirse en cuatro tipos predominantes: individuos esquizoides, depresivos, obsesivos e histéricos. Mediante confesiones anónimas de pacientes, Riemann nos ayuda a comprender mejor qué nos inquieta y por qué, así como de qué manera nuestro entorno nos ha influido para llegar a aproximarnos más a una personalidad concreta u a otra.



The folded clock, de Heidi Julavit

“Today, I…”. Así comienza cada uno de los capítulos de esta novela con apariencia de diario personal. Sin embargo, este libro dista mucho de ser un simple diario donde la autora narra lo que le ha ocurrido cada día, sino que más bien es un compendio de reflexiones que van dando saltos en el tiempo, asociaciones arbitrarias que arrojan luz a la forma de ver el mundo de esta escritora originaria de Portland. Con total sinceridad y un humor de lo más auténtico, Julavit nos abre una mirilla hacia su pasado, en la que cada recuerdo es quizás la respuesta de qué ha hecho que hoy en día sea la escritora que es.

Le voyage d’hiver, de Amélie Nothomb

La razón por la cual me decanté por esta escritora belga a la hora de dar mis primeros pasos dentro de la literatura en lengua francesa es que emplea un lenguaje muy sencillo, lo cual no implica que sus novelas resulten pobres en creatividad. Ya en la primera página se nos desvela que la trama va a ser de todo menos aburrida: “Or je vais vraiment faire exploser l’avion de 13 h 30”. La intención de hacer estallar un avión será la semilla de la que brotarán toda una serie de incidentes, donde los archiconocidos temas del amor y de la muerte cobran un especial protagonismo. Recomiendo encarecidamente a esta autora a todos aquellos que, como yo, tienen conocimientos básicos de francés. Los capítulos son muy cortos y la estructura de las frases es simple, lo que ayuda mucho a comprender el argumento con mayor facilidad.





Y hasta aquí la entrada de hoy sobre literatura. Serán bienvenidas todas las recomendaciones de novelas, para continuar ampliando la lista de este año.

11 comentarios:

  1. Me ha entrado culpabilidad al leer esta entrada... hace meses que no leo en serio :'(. Es algo que siempre me propongo pero por cuestiones de tiempo (y a veces pereza, he de admitirlo) al final raramente lo hago. Una gran idea lo de leer un libro en cada idioma! Es perfecto para adquirir nuevo vocabulario y estructuras gramaticales :). Es uno de mis problemas con el francés y el alemán, sé hablar sin problemas pero siento que no avanzo en lo "formal". En fin... Nuevo semestre, vida nueva. Me apunto las sugerencias!!

    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo intento aprovechar durante los trayectos de tren al trabajo, aunque admito que muchas veces me llevo el libro con toda mi buena fe y al final se queda cogiendo polvo en el bolso, porque no llego a tocarlo. Todo es proponérselo :) Aún recuerdo con nostalgia ir en verano a orillas del Dreisam a leer. ¡Qué recuerdos! En cuanto vuelva el buen tiempo, no dejes escapar la oportunidad.

      ¡Un beso!

      Eliminar
  2. Dafne, lee Opio en las nubes. Se que entrara a hacer parte inmediatamente de tus favoritos, lo amarás, como amas Rayuela.

    Saludos, Nahuel

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Oh, muchas gracias por la recomendación :) Ya me lo he apuntado en la lista. Empezaré a leerlo en cuanto acabe con una novela de relatos de Murakami.

      ¡Un saludo!

      Eliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que me he equivocado y he apretado dos veces o algo así.

      Compartía mi opinión al referir el poco tiempo que actualmente poseo para leer a gusto una novela (desearía que mi presente fuera un poco mas tranquilo), por lo cual me decanto solo a aquellas que puedan lograr que me interese lo suficiente para buscar espacios y perderme en lo que transmiten.
      La última que logró hacerlo fue "Puertas de Fuego" de Steven Pressfield; es del estilo histórico; lo que destaco y me ha encantado, es el ambiente que logra crear y el sentido de pertenencia que transmiten sus personajes a la cultura que adscriben. Es un buen momento de lectura.

      Un beso. Suerte.

      Eliminar
    2. Le echaré un vistazo. ¡Gracias por la recomendación! No he leído mucho del género histórico, pero lo poco que he visto me ha gustado bastante.

      Un beso.

      Eliminar
  4. ¡Me encantan estas entradas! Ojalá te animes a seguir escribiendo sobre tus últimas lecturas próximamente.

    De momento, yo me apunto el libro de Nothomb. He tenido el francés abandonado desde hace más de tres años y me he propuesto retomarlo. Quizás busque alguna academia para el curso que viene; pero, de momento, me vendrá bien familiarizarme con el idioma de nuevo mediante la lectura.

    Hablando de lectura... ¿Podrías recomendarme algún libro en alemán que no sea muy complejo? Actualmente estudio el B2, pero siento que necesito estar un poco más en contacto con el idioma para sentirme más cómoda con él. Hasta ahora, he leído varios libros de lectura graduada y, aunque son muy útiles para repasar estructuras y aprender vocabulario, los tomo más como una obligación, porque la trama de este tipo de libros no me suele enganchar mucho. Por eso, si se te ocurre alguna novela cuya trama invite a seguir leyendo y con estructuras relativamente simples, me sería de gran ayuda. :)

    ¡Saludos, Dafne!

    Chelo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Chelo:

      A mí también me encanta curiosear lo que el resto de gente lee, de ahí que me decidiese a compartir mis lecturas :) Te recomendaría sin duda "Der Geschmack von Apfelkernen",uno de los primeros libros que leí en original en alemán. No es extremadamente sencillo, pero creo que es bastante accesible y puede comprenderse en general. Guardo muy buenos recuerdos de este libro (quizás porque me evoca el tiempo de verano, lo cual se agradece en pleno enero); supongo que en gran medida se debe a que la protagonista relata su infancia y el pasado de su familia de una manera muy poética y descriptiva, de manera que casi puedes ver las escenas como en una película. Además, después de leerlo siempre puedes ver la adaptación al cine, que también es alemana.

      Espero que te haya servido de ayuda. Ya me contarás qué te parece el libro si te decides por leerlo.

      ¡Saludos!

      Eliminar
  5. ¡Les echaré un vistazo y a ver si me animo a leer alguno! Simplemente por curiosidad, ¿eres de tener más de un libro empezado o solamente tienes uno y, cuando lo acabas, pasas a otro? ¡Ni te imaginas qué dilema tengo con eso!

    Sara.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Leo todos los libros a la vez, porque me gusta ir combinando las lecturas. Siempre intento encontrar un momento del día para cada idioma. Pero eso es algo que depende de cada persona, claro. Conozco a muchas a las que les gusta concentrarse exclusivamente en un libro y no mezclar tramas distintas.

      ¡Un saludo!

      Eliminar