miércoles, 30 de marzo de 2016

Descubriendo Turingia

Tras seis meses de auxiliar de conversación, me da reparo admitir que no he descubierto casi nada de la Bundesland en la que trabajo. Si bien es cierto que los meses de frío no invitaban a explorar nuevos lugares y que tampoco se trata de una región muy grande, me habría gustado ver mucho más de lo que he visto hasta ahora. Una excursión al teatro de Gera y una breve jornada en la capital (Erfurt) me sabían a poco, de ahí que cuando una amiga viniese a visitarme nos decantásemos por viajar a una de las ciudades más conocidas de la región de Turingia: Weimar.



Famosa por haber sido residencia de escritores como Schiller y Goethe, así como la ciudad donde surgió el movimiento Bauhaus, la pequeña Weimar atrae a muchos turistas a lo largo del año. Cuando nosotras llegamos por la mañana, apenas se veían viandantes por la calle y, de hecho, los pocos que había eran grupos de turistas (incluidos los guías con carpeta en mano). La lluvia nos acompañó durante todo el día, pero aun así pudimos ver algunos puntos clave, como la casa de Goethe (convertida en un museo), la plaza más emblemática, en cuyo centro se encuentran las estatuas del autor de Fausto y su amigo Schiller, el palacio y el inmenso Park an der Ilm.










Gracias a su reducido tamaño, es posible ver todo en prácticamente un día. A nosotras el día se nos hizo incluso largo, aunque esto se debió sobre todo a la lluvia. Como nuestro autobús no regresaba a Leipzig hasta las 21:30, nos tocó recurrir a otras alternativas, como a una sesión de cine. Este se encontraba en una antigua fábrica de ladrillo rojo. En el interior de la sala no había la típica hilera de butacas, sino que se alternaban sillones y sofás tapizados de distintos colores y formas, cuya estética recordaba a la ARD. Tras todo el día caminando de una punta a otra de la ciudad, el gran calefactor y la comodidad de los asientos fueron mano de santo.

Apenas faltan dos meses para que finalice mi etapa como auxiliar y me resulta muy extraño que haya pasado tan rápido. Creo que es una pena que la beca abarque desde octubre hasta mayo, pues muchos auxiliares se pierden la época en la que Alemania más tiene que ofrecer, después de haber padecido los meses de frío y mal tiempo. Todavía sigue en el aire qué será de mi vida a partir de octubre (la solicitud del máster se abre en dos días), pero una cosa ya está clara: este verano lo vuelvo a pasar en Fribugo. Ya he firmado el contrato de prácticas para trabajar en una escuela de idiomas en el centro de la ciudad, por lo que es seguro que pasaré allí los meses de julio y agosto. En cuanto me dieron la buena noticia, apenas cabía en mí de gozo. No hay ningún otro sitio en el que me sienta tan en casa como en el corazón de la Selva Negra. Muy a menudo me encuentro rememorando las cálidas noches de verano en el balcón de Littenweiler, los paseos a orillas del río Dreisam, las excursiones en bicicleta por el bosque, el helado nocturno obligatorio en el Stadttheater o Mariotti, las cenas italianas en la acogedora terraza de La Piazza, los atardeceres desde el Kanonenplatz…


La primavera se hace de rogar, aunque algunos arbustos ya presentan brotes tiernos y las primeras flores ya han comenzado a llenar los parques. Solo queda esperar que el mes de abril no traigo consigo aguas mil. Aunque para los días de lluvia, siempre habrá té y un buen libro.


5 comentarios:

  1. Al parecer a pesar de la lluvia, fue un buen día, uno que ha de dejar una memoria. Espero y puedas lograr lo que te has propuesto. Que los meses sigan su curso.
    Suerte. Un beso.

    ResponderEliminar
  2. ¡Hola, Dafne!

    Me encanta tu galería de Instagram, ¿cómo editas las fotos? Son increíbles.

    Gracias :)

    Marta

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Marta:

      Me alegra saber que te gustan mis fotos. Las edito con Adobe Lightroom 6.

      ¡Un saludo!

      Laura

      Eliminar
  3. Hola, Laura :)

    Me ha encantado esta entrada, ojalá vuelvas a actualizar pronto y nos cuentes qué tal va la primavera por tierras alemanas.

    Por cierto, te dejé un comentario (Schöne Ecken im Schöneberg) hace unos meses preguntándote por el labial que llevabas en una foto... ¿Sería demasiada indiscreción pedírtelo otra vez? :O

    Abrazos desde Madrid :)

    Iris

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Iris:

      Disculpa que no te respondiese el comentario, pero no recibo notificaciones de comentarios de antiguas entradas, por lo que no sabía que me habías escrito. El pintalabios que llevo en esa foto es de Trend It Up, el 010 de la colección Ultra Matte. Yo lo compré en dm, por lo que no sé si la marca está también en España. De todas formas, seguro que hay muchos tonos tierra mate de otras marcas españolas.

      Sí que es verdad que tengo esto un poco abandonado, pero me he propuesto actualizar esta semana o la que viene.

      ¡Gracias por pasarte!

      Un abrazo desde Friburgo,

      Dafne

      Eliminar