sábado, 19 de marzo de 2016

Leipziger Buchmesse





La feria del libro es uno de los eventos más aclamados de Leipzig. De ahí que no sea de extrañar que durante las últimas semanas la ciudad se haya llenado de pancartas con el lema “Leipzig liest”. El complejo abrió sus puertas al público el 17 de marzo y mañana es el último día. Aprovechando que los viernes no trabajo y a sabiendas de que el fin de semana no cabría ni un alfiler, me decidí por ir ayer. 

El primer lugar al que me dirigí fue a la Halle 4, donde estaba el centro de traducción. Allí asistí a una charla acerca de la traducción literaria, en la cual distintos traductores de todo el mundo (Nueva York, Calcuta, Río de Janeiro…) relataban acerca de sus experiencias al traducir literatura alemana a su lengua materna. A continuación tuvo lugar una discusión acerca de la formación de los traductores literarios. Esta resultó ser de lo más entretenida, ya que había dos claros posicionamientos: dos alemanes a favor de la intuición, de la pasión y del talento como elementos imprescindibles en la profesión, frente a un holandés, quien hablaba acerca de una serie de cualidades y criterios para poder encasillar a los traductores en distintos niveles, como si la traducción literaria fuese de alguna manera un oficio que cualquiera es capaz de adquirir con la apropiada formación. Tras finalizar el debate, una asistente del público comentó que el debate no tenía demasiado sentido, ya que ambas opiniones podían complementarse a la perfección: el traductor literario debe poseer cualidades innatas, pero estas han de desarrollarse gracias a una formación adecuada.


Continué paseando por los distintos pabellones, pero al final acabé un poco mareada. La calefacción demasiado alta. Demasiada gente. Demasiadas editoriales y medios de comunicación. Tras pasar toda la mañana y parte del mediodía, me hice con un libro de la sección de antigüedades (donde los libros estaban rebajados) y decidí regresar a casa. Había visto y oído todo lo que tenía pensado y quería irme con un buen sabor de boca, antes de que empezasen los dolores de cabeza. Además, deambular entre tanto libro alimentó mis ganas de disfrutar de una buena novela con total tranquilidad en mi habitación. Y así fue precisamente como finalizó mi viernes.

2 comentarios:

  1. Suena a un paseo interesante. Por mi parte, adoro ver las estanterías con cientos de libros y curiosear sin descanso.
    Aquella "asistente del público", ¿puedo considerar que fuiste tu?

    Espero tengas una agradable semana.
    Un beso, preciosa.
    Suerte.

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar