domingo, 16 de abril de 2017

Primavera azul: Valencia - Ibiza

Estas vacaciones de semestre las he pasado a orillas del Mediterráneo: dos semanas en mi natal Valencia, evitando el agobiante ambiente de las Fallas, y una en Ibiza, destino estrella de los amantes de la vida nocturna con acento español. He de confesar que esta isla nunca me había atraído demasiado, en gran parte porque no soy partidaria de los retiros de sol y playa donde el principal pasatiempo consiste en untarse con crema solar hasta los entresijos de los dedos del pie y en freírse la piel de manera uniforme, evitando así el temido acabado “fresa y nata” que tan extendido está en la comunidad de veraneantes guiris. Aun así, tras un semestre cargado de exámenes (he cursado un total de 9 asignaturas por desajustes del recién implantado plan de estudios de mi máster), la idea de relajarme en una isla cercana en temporada baja fue ganando en atractivo.


Durante nuestro tiempo en la isla, nos alojamos en la zona norte, en el pueblo de Sant Antoni de Portmany. Los dos primeros días en Ibiza, alquilamos bicis para disfrutar de una mayor movilidad, ya que el transporte público viene a ser una catástrofe. Con sed de mar, a pesar de que en Valencia ya habíamos hecho excursiones a la Playa del Saler y a Cullera, nos decidimos por ir a dos calas famosas: la Cala Bassa y Comte. Tras atravesar caminos pedregosos y ligeramente empinados —toda una suerte que acabara con una bicicleta de montaña a falta de bicis de paseo para mi estatura—, llegamos primero a la Cala Bassa, donde a esa hora ya había varios turistas y lugareños bronceándose o refrescándose en aguas prácticamente transparentes. 



En consonancia con el espíritu despreocupado ibicenco, patente incluso en los grafitis de las fachadas que rezan mensajes de sincero “buenrollismo”, la mayoría de mujeres prescindían de la parte superior del bikini. Nuestra siguiente parada fue la cercana cala de Comte, desde la que podían avistarse algunos de los islotes más próximos. Había muchos coches aparcados, porque se trata de un emplazamiento popular para contemplar el atardecer, pero nuestras bicis carecían de luz, por lo que nos tocó regresar a Sant Antoni antes de que anocheciera. Esto no nos impidió poder presenciar la puesta de sol en las proximidades de hotel, que me trajo a la memoria uno de los momentos más especiales de nuestras vacaciones en Gran Canaria. 




Al día siguiente, decidimos ir al este de la isla, al pueblo de Santa Agnès de la Corona. Este pueblo goza de fama por sus almendros, pero cuando nosotros llegamos ya hacía tiempo que se había pasado la época en flor, por lo que tuvimos que contentarnos con un corto paseo en compañía de un pequeño perro mestizo, al que en un arrebato de originalidad bautizamos como Aslan. El lugar era bastante tranquilo y apenas había gente, a excepción de grupos reducidos de turistas; entre ellos una joya británica que mostraba con orgullo una camiseta con el lema “Respect the locals” en la espalda, una chulería insultante si se tiene en cuenta que el buen hombre había tenido el descaro de aparcar en medio de la carretera ignorando las plazas de aparcamiento libres a tan solo unos metros. 



El viernes viajamos a Formentera en ferry, sin ningún plan concreto en mente. Deambulamos por el camino en el que desembocaba el puerto y acabamos dando con una residente que nos recomendó un restaurante de buena relación calidad-precio. Llegamos hasta allí a través de un apacible sendero paralelo a la costa, zona que pertenecía al Parque Natural de ses Salines. Si de Ibiza ya nos sorprendió la poca contaminación visual (apenas hay construcciones de gran altura y todavía quedan muchas zonas sin edificar), Formentera nos gustó por la virginidad de la mayoría de sus paisajes y sus bahías desérticas, donde tan solo se percibe la presencia humana por las hileras de pequeñas embarcaciones. Al tener que regresar el mismo día a Ibiza, volvimos al puerto con el tiempo pisándonos los talones, algo que atenta contra mis principios de puntualidad compulsiva. Pese a llegar pocos minutos antes de la hora de partida, tuvimos la suerte de poder ver cómo el último barco del día zarpaba sin nosotros a bordo, porque al parecer estaba completo. Afortunadamente, la compañía de bajo coste sabe cómo salir airosa de su nefasta capacidad de organización al mantener un acuerdo con otra más cara, a quien manda los pasajeros que, pese haber reservado billetes con antelación, han tenido que quedarse en tierra. Un golpe de suerte que nos permitió tener unas vistas privilegiadas desde la cubierta del barco.





El sábado fue un día especial. Viajamos al norte para hacer una excursión a caballo. Nos decantamos por esta actividad tras leer las valoraciones positivas de Tripadvisor. Si bien fue nuestro día más caro con diferencia, mereció sin duda la pena. Los caballos se encontraban en un parque natural, donde los animales disponen de 70 hectáreas en las que pueden llevar una vida muy similar a la que llevarían en libertad. Este parque se fundó con el objetivo de rescatar a aquellos caballos que han sufrido maltratos o que estaban condenados a terminar en el matadero. Resultó ser una experiencia inolvidable, no solo porque desde siempre me ha encantado montar a caballo, sino porque la pareja que lleva esta iniciativa se esmeran en explicarte la historia de cada uno de los animales y qué clase de relaciones han surgido entre ellos.

Todo esto pasó hace aproximadamente una semana, aunque tengo la sensación de que ha llovido mucho desde entonces. Las clases del semestre comienzan el próximo martes, así que me toca despedirme de la relajación total. El consuelo: la primavera y el verano son las mejores épocas para estar en Alemania. 




Me acabo de dar cuenta de que al final nunca llegué a publicar mi estancia en Berlín en Nochevieja, así que quizás le dedique próximamente otra entrada (nunca está de más desempolvar viejos recuerdos).

P.D.: Todas las fotografías de esta entrada están hechas con la cámara del móvil, ya que me dejé la cámara en Heidelberg porque llevaba demasiado equipaje.

P.D. 2: He decidido darle un pequeño cambio de aspecto al blog y publicar bajo mi verdadero nombre.

1 comentario:

  1. ¡Menudas vacaciones!

    Gracias por la respuesta a mi comentario de la entrada pasada (lo acabo de ver hoy, pero más vale tarde que nunca). ¿Podrías aconsejarme sobre el tema "fiscalidad"? Quiero empezar a hacer pequeños trabajos de traducción con algunas agencias o plataformas pero me da miedo no estar dada de alta como autónomo. De ahí mi último comentario en tu entrada anterior.

    Natalia.

    ResponderEliminar